Pluma Negra

Opinión
José Calzada
PACO POR PACO EN LA FISCALIA ANTICORRUPCIÓN
Aunque no está dentro de los check list para ocupar la titularidad de la Fiscalía Anticorrupción, todo parece indicar que Francisco Berlín Valenzuela sustituirá a Francisco Portilla Bonilla en la intención de alcanzar el cargo vía votación mayoritaria del Congreso Local.
Las hostilidades entre el PAN y el PRI en la última semana dieron al traste con el cordobés Portilla Bonilla quien no ofreció suficientes cartas de credibilidad, honestidad y honorabilidad para la oposición en el Congreso Local a lo que sobrevino una pública desacreditación que lo llevó reducir sus posibilidades a nada.
Pero Paco Portilla solo se prestó a un juego, en realidad quien perdió la oportunidad de colocar a un aliado en esa escrutiñadora posición pública aprobada por priístas, panistas y perredistas representados en la LXIII Legislatura, fue el gobernador Javier Duarte de Ochoa quien miró con asombro la espalda de sus diputados correligionarios y aliados.
Sí, a lo largo de los 32 meses que lleva la actual Legislatura, el Ejecutivo lanzó iniciativas que fueron aprobadas sin mayor problema, con el lujo de sobrepasar las dos terceras partes obligatorias en los casos de las reformas constituciones y de risa en las de mayoría simple.
Pero ya en el ocaso de su sexenio, con la preocupación de la alternancia alcanzada por su acérrimo enemigo, el Ejecutivo ya no encontró esa mayoría aplastante, los diputados que le juraron lealtad e institucionalidad ya no están. La distancia marcada por algunos de los legisladores aliados fue determinante para no arriesgarse al ridículo y para evitarlo fue retirado el punto seis del orden del día de la Sesión Ordinaria el pasado jueves.
A pesar de que Francisco Portilla Bonilla amaneció con el cargo, antes de las 9:00 horas ya no lo tenía. Los 34 diputados necesarios para aprobar con mayoría calificada la designación del Fiscal Anticorrupción que la noche anterior comprometieron su apoyo, al amanecer cambiaron de opinión y se redujeron paulatinamente hasta llegar a 26.
Entre los priístas que dieron la espalda al gobernador de manera desleal y sin mirarlo a la cara se encuentran el ex panista José Ramón Gutiérrez de Velasco Hoyos, quien llegó al Congreso por la vía plurinominal, Octavio Pérez Garay de los Tuxtlas, que en la noche dijo sí y en la mañana no y, Gladys Merlín Castro que en decenas de veces se colocó de alfombra para alabar al gobernador Javier Duarte y sus decisiones.
David Velasco Chedraui de plano no dio la cara ni para sí ni para no.
De los aliados que dieron la cara y que de frente negaron el voto a favor de Portilla Bonilla están Monica Robles Barajas del Partido Verde Ecologista y Ricardo Ahued Bardahuil del PRI quienes expusieron sus razones para negar el apoyo al proyecto que llevaría a Portilla Bonilla a la Fiscalía Anticorrupción.
La oposición hizo fiesta y fortaleció de manera orgánica su argumento de que Portilla Bonilla sería una tapadera, con los funcionarios públicos de la administración estatal saliente.
Y es que Portilla Bonilla fue la segunda opción después de Jorge Reyes Peralta quien midió que su popularidad y percepción pública no eran suficientes para remontar las andanadas del PAN y el PRD y mejor decidió abrirse antes de padecer la vergüenza que dejó a Portilla.
Pero el PRI, ha decidido que no todo está perdido y aún quedan cuatro meses de la Legislatura con cierta mayoría y si el problema fue la persona y cuestionada calidad moral de Paco Portilla, lo ideal es replegarse, tomar nuevas fuerzas y promover a una persona distinta con mayor aceptación entre los mismos priístas y la oposición.
Es por eso, que ahora, sale a relucir el nombre de Francisco Berlín Valenzuela, un personaje con amplia trayectoria en la política y en la academia, pero con un pequeño detalle, entre sus cartas se encuentran acciones y trabajo institucional con Miguel Ángel Yunes Linares, cuando éste fue funcionario priísta.
Aunque se desconoce si se mantiene la relación entre los dos personajes, es un hecho que trabajaron juntos en la administración pública, se conocen y no están conflictuados.
A simple vista parece una buena opción, si el clima de transición con alternancia fuera la institucionalidad y la diplomacia, pero no lo es, por el contrario, el ambiente es de completo pandillerismo, de pleito callejero y lo que es peor, buena parte de la sociedad veracruzana, quiere ver sangre.
En este escenario, no es conveniente adelantar vísperas y menos nombres, todo es incierto hasta el momento, el Ejecutivo y los pocos diputados aliados que le quedan, están en un verdadero brete que sólo el tiempo y las circunstancias determinará.
LO QUE FALTABA EN EL OPLE
Consejeros del Organismo Público Local Electoral aprobará nuevas plazas en ese órgano electoral en acatamiento a un acuerdo aprobado por el Instituto Nacional Electoral (INE) hasta ahí todo va bien, sin embargo, habrá que ver la manera de designar a dichas plazas, es decir si van a pertenecer al servicio profesional, se van a concursar o como es costumbre de los consejeros las asignaran ellos para sus amistades, novias o parientes.
La realidad es que el INE emitiría la convocatoria de manera formal, pero si es como se integraron los consejos distritales repartiéndose cuotas de poder, los consejeros seguramente mandarán a sus recomendados para que hagan examen y realicen el debido proceso.
Y si antes el OPLE era manejado por un gran operador o virrey electoral, ahora se observará la repartición entre cómplices para tener control regional de cada consejero, al tiempo.
plumanegra12@gmail.com

Deja tus Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*