Ha vendido casi todo para buscar a su hijo desaparecido, en Veracruz

13820807_10209657219205363_765988383_n

*”Vivo un infierno desde que desapareció, pero lo dejaré de buscar hasta que Dios quiera”
*La Segunda Brigada Nacional de Búsqueda de desaparecidos, le da esperanza para encontrar a su hijo

 Por: Zaira Juárez García/ Crónica

La cama, la estufa, el refrigerador… ha vendido casi todo para buscar a su hijo, su deseo de encontrarlo, es más grande que los esfuerzos que ha hecho desde su desaparición.

Alejandra Pérez Rosas, con 51 años de edad, busca a su hijo Yair Dector Pérez; desaparecido el 25 de febrero del 2013, por elementos del “Operativo Veracruz Seguro”, según testigos.

Su hijo, tenía 33 años cuando “policías” cubiertos del rostro se llevaron a su hijo y a Dorian Mora, en los límites de Río Blanco y Nogales.
Desde entonces asegura su vida se convirtió en un infierno. Perdió su trabajo, vendió sus cosas, gastó sus ahorros, le diagnosticaron diabetes, ha sufrido amenazas, y lo peor es que no ha encontrado a su hijo.

“No hay un segundo en el que no piense en él, teníamos muchos planes, en ocasiones me acompañaba a los bailes”, son las palabras de la señora Alejandra al recordar a su primer hijo.

Yair Pérez Dector, se volvió militar a los 18 años, pero a la fecha de su desaparición era comerciante, tenía alrededor de seis años de haber dejado de ser militar. De adolescente le gustaba el deporte y con regularidad iba al parque Alameda, de Orizaba.

13819874_10209657160083885_577358667_n

¿Dónde está?… es la pregunta más frecuente en su mente. Encontrarlo, su petición diaria a Dios, “cuando recién desapareció le pedía me concediera encontrarlo vivo, al pasar de los años lo único que quiero es encontrarlo”.

La Segunda Brigada Nacional de Búsqueda de desaparecidos, le da esperanza para encontrarlo

La señora Alejandra, despierta a temprana hora para buscar a su hijo, en conjunto con la Segunda Brigada Nacional de Búsqueda. Camina entre el lodo, remueve piedras y ayuda a otras compañeras de la brigada para no caer mientras se trasladan en alguna de las camionetas de batea hacia los puntos reportados anónimamente.

Para ella, la Brigada es parte un largo trayecto de búsqueda, que emprendió desde la desaparición forzada de su hijo. Puebla, Xalapa, Veracruz, Villa Aldama, Quintana Roo y Amatlán, son algunos de los más de 20 lugares que ha recorrido en búsqueda de su único hijo varón.

13820714_10209657164363992_2019719022_n

“He buscado a mi hijo en otros estados porque investigué que el Operativo Veracruz Seguro es integrado por policías municipales, estatales, militares, y fuerzas federales, pensé que podrían habérselo llevado detenido a otro estado”.

Incorporarse a la Brigada de Búsqueda, era su objetivo desde la primera Brigada Nacional, pero admite que el miedo y no dejar a sus hijas solas, fue el principal motivo para no hacerlo.

13820420_10209657159163862_1019743454_n

“No sé si me cuido del gobierno o de la gente mala”

Cuando su hijo desapareció y le dijeron que habían sido elementos del operativo Veracruz Seguro, acudió a manifestarse afuera del hotel donde se hospedaban policías federales y pidió entrar para verificar no tuvieran escondido a su hijo ahí. “Si fueron ellos no fueron tan tontos para tenerlo en ese lugar”.

Doña Alejandra, toma fuerzas para no dejar de buscar a Yair. Ha sido amenazada vía telefónica, y acechada por patrullas cerca de su domicilio…”Por seguridad me fui de mi casa, nos llamaban y nos ofendían, algunas otras veces sólo se quedaban escuchando”.

“Tenía mucho miedo, no sé si me cuido del gobierno o de la gente mala, ya ni siquiera pido justicia, sólo quiero localizarlo”, expresa con la mirada perdida, después de un intenso día de búsqueda, en territorios de la delincuencia organizada.

En el segundo día de búsqueda, la brigada recorrió puntos señalados desde la primera brigada, por anónimos. Son lugares caracterizados por hechos violentos, “La Pochota”, ubicado a unos minutos de la iglesia de Amatlán y las comunidades San Rafael Calería y El Porvenir, pertenecientes al municipio de Córdoba.

13814508_10209657164483995_34208138_n (1)

En el camino reflexiona, la cantidad de personas desaparecidas al parecer por el gobierno, y que en esas tierras rodeadas de árboles, caña, café, pequeñas plantas con un tallo delgado y verde hasta llegar a una flor regularmente amarilla o blanca, características del campo, ahí podrían estar enterrados los restos de sus familiares.

Salen a buscarlos, con picos, palas, guantes y cuerdas… están cansados del papeleo sin resultados por parte de la Fiscalía General del Estado de Veracruz y de las mismas respuestas de Luis Ángel Bravo Contreras, en cada reunión: “el 50 por ciento de mi agenda es del tema de desaparecidos, estamos trabajando en cada uno de los casos”.

“No culpo a las autoridades de todo, quizá ellos tienen mucho trabajo, pero yo dejaré de buscar a mi hijo hasta que Dios me preste vida”….

Deja tus Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*