Presenta Michael Pelayo, “No me la recuerden”

Nota Michael Pelayo

*Debuta con su primera producción “Mi mayor bendición”

José Francisco García

Michael Pelayo nació en Arizona, Estados Unidos, hace 23 años, y su carrera puede considerarse larga, con mucha experiencia, tanta que su primer disco data de cuando tenía 9 años de edad.
Su idea profesional es hacer una carrera limpia, paso a paso, cantando y componiendo cada vez mejor, para el pueblo, que es, antes que nada, a quien ha aprendido a respetar, dijo, pues es el que crea al artista, lo lleva alto y puede, si se pierde el piso, derrumbarlo.
“Nací en Douglas, Arizona, pero mis raíces están en Sonora y Chihuahua, como muchos otros cantantes, fui influido por la música que se escuchaba en su casa, cuando yo era chico mi mamá tenía una especie de karaoke, se grababa música en un casete, canciones de Ramón Ayala, como El columpio; de Los Rieleros del Norte, como El camión pasajero y muchas más canciones viejitas que mi mamá me ponía y yo las cantaba, me las aprendía escuchándolas, ya después, cada año, nos íbamos para Hermosillo, una o dos veces al año hacíamos una fiesta con la familia y era la única vez que yo escuchaba la música con ellos, me nacía cantar a su lado, en vez de que yo estuviera jugando allá, con los primos, yo me sentaba y los escuchaba cantar.”
“Ha abierto bailes a verdaderos grandes, como Joan Sebastian, Lupillo Rivera, Germán Lizárraga, Yolanda del Río, Banda El Recodo.
“El segundo disco se llamó Cosas del amor. A los 11 años grabé el tercer disco y lo presente en sábado Gigante, de Don Francisco, donde conocí a gente como Pablo Montero, Shaila y otros, lo más ingrato ha sido toparse con gente que no le echa ganas, hay quienes te quieren cerrar la puerta, hay miedo a lo nuevo”.
A los 13 años grabó otra producción, titulada Del cielo a la Tierra, en 2013 se presentó en el Coliseo de El Paso, con artistas como Michael Salgado. En Texas comenzó a tener más audiencia. A los 9 años de edad piso por primera vez un escenario grande. Ya estaba dormido y su mamá fue a avisarle que ya le tocaba su turno. “Canté dos o tres canciones. “Así es. Fue con una banda. Y estar al frente de una banda es una responsabilidad porque son muchos los músicos. Ensayas y ensayas, y cuando suena en el escenario te das cuenta de que vale la pena. El norteño es bonito con acordeón, bajosexto, guitarra. Con banda es más relajo. Con el norteño la música se cuida más. Se escucha más la voz. Para cantar banda se requiere una voz potente. A mí me ayuda que no bebo alcohol, no tengo vicios.”
Ha escrito canciones en norteño, banda, balada, corrido y hasta en rock. Uno de sus éxitos es La más callada. “A mí, la verdad, nunca me ha gustado cantar corridos, porque algunos son sanguinarios, otros se refieren a personas, otros son sanos y están basados en historias reales, que no necesariamente hablan de narcos: hay historias bonitas. Me gustan los corridos viejitos, sanos. Los he grabado porque son parte de la carrera, para conseguir trabajo.”
“El nuevo disco es una esperanza. Salió este año 2016 y el primer sencillo se llama No me la recuerden, son 13 canciones con el estilo Michael Pelayo, “Vienen muchos retos. Me miro en un nivel más alto en el país. Eso en un futuro no lejano.”
Mi mayor necesidad es el título de este nuevo disco en el que lo mismo vienen baladas, que temas rancheros y corridos, vienen temas de autores como Emmanuel Castillo, Adrián Navarro, Juan Carlos Soto, Miguel Beas, Jorge Domínguez y tres canciones de la inspiración del mismo Michael Pelayo, un disco que el mismo joven cantautor ha definido como “el mejor de mi carrera”.

Deja tus Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*